TAXI DE MADRID

30 mayo, 2010

El taxi y los políticos

Filed under: General — AGUS @ 20:04

Este es un artículo recogido de la página web de LA RAZÓN

Los chóferes de los coches oficiales narran los excesos de los políticos

MADRID- Los coches oficiales están en el punto de mira. En política los gestos cuentan y pese a que recortar en este tipo de gastos no será determinante para sanear las arcas públicas, si lo es para dar imagen de austeridad.  El recién nombrado presidente de Inglaterra, David Cameron, ha sido el primero en reducir el número de estos vehículos. El parque móvil de España está formado por 35.000 vehículos, los mismos que tiene por ejemplo Japón. Pero detrás de esos coches están los chóferes, preocupados por mantener su puesto de trabajo.
Conducen con maestría y tienen en su haber una merecida fama de paciencia. Acostumbrados a escuchar conversaciones de Estado en el asiento de atrás, guardan silencio. Deben ser discretos, puntuales, cómplices, y expertos en protocolo. Tienen bien aprendida su misión: conducir y callar. Al volante del coche oficial llevan a su trabajo a ministros, directores generales, jueces, alcaldes…  Apenas les separa una cápsula de su jefe a los que se refieren como «usuario» o «VIP» y con los que muchas veces sólo intercambian cuatro palabras. Deberán estar disponibles las 24 horas del día y a veces se convierten en «chófer para todo».
No fichan para evitar el control de horarios. Tampoco disfrutan de todas las vacaciones que les corresponden, se abusa de las comisiones de servicio y llegan a doblar los turnos con el peligro y riesgo laboral que conlleva. El convenio regulador les exige una jornada laboral de 1.647 horas al año, pero muchos han llegado a hacer hasta 600 horas extra. «Algunos te anuncian que se van de vacaciones dos días antes, y tenemos que alterarlo todo si se les ocurre organizar un Consejo de Ministros en pleno mes de agosto». Otra de las quejas de este colectivo es que con frecuencia doblan sus turnos por motivos tan triviales como cenas privadas.
 Doblar turnoNo todos los altos cargos tienen a su servicio dos chóferes que puedan intercambiarse. «A veces estas cenas se alargan hasta altas horas de la madrugada y al día siguiente nos hacen madrugar». También con motivo de cenas oficiales tienen que soportar un trato poco considerado. Se refieren a la cena organizada el 17 de mayo con motivo de la Cumbre de la UE-America Latina y Caribe en el Palacio Real. Mientras los presidentes llegados a la cumbre cenaban, sus chóferes recibieron «una caja parecida a la de zapatos con un bocadillo y ni siquiera les habilitaron un lugar para comérselo». Habitualmente, cuentan con dietas para poder comer, como mínimo, un menú.
Los conductores del Parque Móvil denuncian la precariedad laboral que llega hasta un 30 por ciento. La mayoría ha conseguido la plaza por oposición, pero muchos de ellos son interinos. Sus edades oscilan entre los 30 y 60 años. Llegan a esta profesión, según confiesan, por vocación, otros para asegurarse un salario fijo. «Para mí lo más importante es poder dar a mi hijo un plato de comida todos los días», asegura a LA RAZÓN uno de los profesionales. En el Parque Móvil sólo el cuatropor ciento son mujeres. Otros de los que conducen los lujosos coches pertenecen al Cuerpo de Policía. Resulta reveladora su opinión cuando se refieren al abuso del coche oficial, aunque reconocen que la amenaza del terrorismo complica las cosas. «Muchos de los usuarios no están amenazados, no necesitarían tener un coche oficial, pero lo que quieren es un taxi gratis con policía» a su disposición, cuentan.
Los ministros no suelen caer en excesos a la hora de usar el coche oficial, sin embargo, algún alto cargo sí que lo ha hecho. «He llegado a recoger la ropa en el tinte, llevar a los niños al colegio, a la madre al teatro, esperar largos ratos en la peluquería…».
Entre las anécdotas cuentan cómo tras el nombramiento de un nuevo ministro se llegaron a presentar dos chóferes a recogerle en su primera salida pública. También son frecuentes las frases de «háblele usted de mí al nuevo ministro». Y es que lo que está en juego es el «suplemento de productividad». No es lo mismo conducir el coche del presidente que el de un juez del Supremo.  No les extraña que sorpendieran al presidente de Extremadura a 170 km/h. «Píselo, tenemos que llegar como sea» es una frase frecuente. «A veces quieren llegar a las 8:30 y se han montado al coche cinco minutos antes». Además, «nos toca pagar las multas a nosotros».  Si el retrovisor hablara…

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: